Innovación Turística desde el Medio Rural. Entrevista a Javier Moragrega. (II)

Las webs convencionales son útiles pero no suficientes para promocionar los destinos turísticos. El turista busca en las redes sociales contenidos sobre los destinos, opiniones y recomendaciones de otros viajeros. En definitiva entabla una conversación antes de decidir su viaje. Las redes sociales afectan al turismo tradicional y pueden ser una herramienta vital para sectores como el turismo rural si los establecimientos quieren destacarse como una opción pensada para viajeros que demandan calidad, servicios y propuestas diferenciadoras. La acción en las redes no debe ser un trabajo exclusivo de los empresarios turísticos. Un establecimiento vende, cuenta historias, ofrece, vende eeun territorio y no únicamente un alojamiento. Y el territorio depende de las administraciones públicas que no siempre comprenden adecuadamente los cambios que se están produciendo.

Dialogar sobre los nuevos escenarios tecnológicos y comunicativos del turismo fue uno de los objetivos del Breakout Rural celebrado este mes en  Albarracín y que es continuación del primero convocado en Beceite (Matarraña) impulsado por Javier Moragrega, responsable del Hotel La Fábrica de Solfa. En esta segunda parte de nuestra entrevista Javier insiste en la necesidad de contar con una conexión de Internet con suficiente calidad para poder desarrollar los proyectos de innovación turística. “Los destinos rurales, –nos indica Javier- tenemos un futuro gracias a las redes y a la buena planificación que realicemos de nuestros recursos.Si lo hacemos así el futuro está en nuestros dedos”. 

¿Es posible crear productos, contenidos turísticos propios del nuevo turismo (emociones, experiencias…) a partir de las tecnologías?.

Claro que sí. El viajero se mueve por emociones, por las experiencias que le podamos ofrecer  con las herramientas que nos brinda la red que  son magníficas para desarrollar contenidos y  crear productos. Por ejemplo,  se puede geolocalizar todos los monumentos realizar una aplicación para el mobil  y no gastamos en folletos.  Además de en costes evitamos consumo de papel. Podemos tener Tracks de descarga para realizar rutas de BTT o senderismo. Crear en gogle maps una ruta del destino con todo lo que puede  ver, hacer, es decir, vivir el viajero. Diseñar un taller coaching en un hotel rural para formarse en nuevas aplicaciones de mobil o tabletas. La tecnología nos permite poder dar las llaves del alojamiento con una tableta con toda la información de la zona reproducida en mapa con todo geolocalizado.

Muchos se sorprenden de que exista la posibilidad de innovar desde el medio rural. ¿Tuviste dificultades para crear Breakout Rural?

Dificultades con la conexión a internet, sólo me llega un mega. Gracias a Embou  mis amigos de Tecnología Puyo de Valderrobres que adaptamos una antena para poder llegar a los dos megas y poder así retransmitir por twitter el evento. Por lo demás no he recibido ningún apoyo para ser innovador. Si lo eres tienes que asumir riesgos  y hay veces que las cosas salen y otras no.

Hotel La Fábrica de Solfa

Es obvio que las redes son fundamentales para tener presencia, captar y fidelizar clientes. ¿Piensas que además deben ser una herramienta de comunicación que permita aportar contenido sobre el establecimiento, actividades en el entorno, naturaleza… no sólo ofertas comerciales, que es necesario dialogar con los clientes?

Si creo que son canales diferentes para comunicar la oferta del destino y tener un diálogo directo con el cliente eso es fundamental. Cada vez mas la gente quiere saber,conocer lo que tenemos en la zona, de manera que la comunicación con el cliente es fundamental.

Sigue leyendo “Innovación Turística desde el Medio Rural. Entrevista a Javier Moragrega. (II)”

Anuncios

Innovar y Crear un Modelo de Turismo Sostenible. Entrevista a Severino García (II)

En la sociedad del conocimiento parte del futuro de la actividad económica se centra en la aportación de ideas, propuestas y métodos de trabajo desde sectores ajenos a la actividad del propio negocio. Un establecimiento turístico puede crear nuevas propuestas, contenidos emocionales cruzando su experiencia con disciplinas como la antropología, biología, agricultura, industrias culturales…. Es el motor de la Hibridación. Severino García responsable desde hace veinte años del complejo asturiano de agroturismo La Quintana de la Foncalada  nos comenta en este segundo post de nuestra entrevista su apuesta por la innovación y sus proyectos colaborativos con el Instituto Jane Goodall y la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente. 

¿Cuál es el mayor cambio que has percibido en el turismo rural en estos veinte años
de experiencia?

El turismo rural ha cambiado muchísimo a lo largo de estos veinte años. Si hablamos de la dimensión de la oferta, de la profesionalización, las tecnologías… Pero lo que resaltaría es el cambio en el entorno rural que ha supuesto la pérdida de diversidad, de actividad productiva tradicional, de población y la pérdida de gobernanza, del control económico y político en la creación y en la gestión de nuestra actividad a favor de la administración y de los inversores urbanos alejados del territorio.

 Desde un medio urbano puede sorprender que exista innovación en el medio rural. En 2010 fuiste galardonado por tus propuestas, ¿cómo surge la idea y el proceso innovador?

La idea es el resultado de estos veinte años de actividad y de creación continua de producto. Si sirve segmentar temporalmente, los diez primeros años fueron de preparación y elaboración de la oferta de alojamiento y estos diez últimos de consolidación de los contenidos esenciales desde la perspectiva del entorno con la creación del Ecomuseo Ca l’Asturcón, de la actividad ganadera identitaria y las razas autóctonas en peligro de extinción a la generación de unos recursos culturales y turísticos que implementan el alojamiento, lo singularizan y le dan sentido al viaje. Minimizar hasta anular la infraestructura alojativa a través de “Hórreo-Aventura”  para primar la percepción y la experiencia rural, es por lo tanto el resultado lógico y coherente con el planteamiento y la evolución de nuestra oferta global.

¿Cuál es vuestra estrategia de comunicación?¿Interactúais, conversáis con clientes vía redes?  

La estrategia es la comunicación entre lo rural y lo urbano. Comunicar con el viajero como sea, como él quiera y hasta dónde esté dispuesto, y con ello intentar responder a sus necesidades. No somos ni por generación, ni por profesión, expertos tecnológicos. Nos hemos adaptado a los cambios de estos últimos años, donde nuestro contacto con el exterior se limitaba primero al teléfono del bar del pueblo, luego a la tecnología analógica aplicada al teléfono rural, hasta llegar recientemente el ADSL a casa. Internet se ha convertido en nuestra herramienta de comunicación fundamental, más del 80% de las reservas se hacen por esa vía y de cara a la venta en otros países como Francia, Gran Bretaña o Alemania , es la  herramienta que  nos permite contratar más del 30% con público extranjero. En cuanto a las Redes Sociales, si bien interactuamos a través de Facebook o Twitter con nuestros clientes, su papel no es aún fundamental a la hora de captar, pero sí nos parece interesante para
fidelizar con el envío de fotos y noticias. Nuestra posición al respecto es de uso sosegado y en crecimiento para adaptarse a nuevos tiempos, pero sin agobio y como herramienta y no un fin en sí mismo.

Un concepto que empieza a emerger en turismo y, prácticamente en todos los sectores de actividad es el de hibridación; entrecruzar disciplinas y expertos en materias aparentemente sin relación para crear nuevas ideas de negocios y de desarrollo. ¿Los talleres que organizáis con el Instituto Jane Goodall  son un ejemplo de hibridación?

La conexión y la convergencia con otras experiencias y con otros sectores, es una práctica que se gesta desde el propio proyecto y su apuesta por la diversificación en la actividad  ya sea ganadera, artesana, cultural o turística; y la convergencia en la búsqueda de un modelo diferente, integral y
más sostenible como alternativa al modelo hegemónico que nos ha llevado a esta crisis. La colaboración con el Instituto Jane Goodall o la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente, se va consolidando en proyectos comunes que tienen como marco los proyectos de ecoturismo que estamos
llevando a cabo a través de la Fundación Ecoagroturismo creada en el 2005 y con sede el el Ecomuseo Ca l’Asturcón. Este verano hemos organizado un encuentro de Ecotalleres donde el Instituto Jane Goodall participó con la presentación de sus actividades relacionadas con la
biodiversidad y el turismo responsable en el Hórreo del Ecomuseo.

Viajeros y Turistas. Dos Futuros Distintos

Un Viajero no es un Turista. Al menos así lo afirman quienes sienten el viaje como una experiencia que les permite conocer otros lugares y modos de vida (viajeros) y no únicamente una estancia vacacional. Existen diferencias entre ambos tipos de consumo que van haciéndose cada vez más evidentes. El diario La Vanguardia publicaba el pasado mes un artículo sobre el turismo del inmediato futuro que no hace más que confirmar esas diferencias. ¿Cuáles? El concepto “Viajero” se corresponde con un target de nivel económico y cultural medio/medio-alto que exige experiencias, diferenciarse, vivir plenamente en el destino de su viaje. El Viajero quiere conocer previamente toda la información que exista en la Red sobre el destino elegido, visualizar en su ordenador, en el tablet o en el móvil las Experiencias que se le ofrecen y no únicamente los precios, características del alojamiento o transportes.  El viajero quiere emociones y conocer el modo de vida de quienes viven en ese lugar, su historia, la naturaleza e -importante- participar en ese relato de vida, tener una experiencia, convivir en alguna medida con quienes allí viven. Viajar va asociado a Emoción, a Experiencia. Como señala el artículo de La Vanguardia ” la demanda de experiencias dominará incluso por encima del destino en sí. Se impondrá un perfil de viajero que buscará vivir los destinos y no visitarlos, personas que no se desplazarán para desconectarse del mundo, sino para conectarse a él. Un panorama en el que los países que sean capaces de aportar el valor añadido de la experiencia, de convertir un viaje en único e irrepetible, cogerán relevancia por encima de los demás.”

Cubrir las demandas de los viajeros significa que no es suficiente con la presencia on line de los negocios turísticos y un posicionamiento adecuado en las Redes. Primero hay que crear, diseñar las experiencias que se ofrecerán al viajero y después mostrarlas adecuadamente a través de formatos audiovisuales y bajo una idea clara de comunicación. Siempre lo decimos, hay que contar, mostrar, relatar y no simplemente estar.

Y en este escenario, ¿cuál es el futuro del turista convencional?

Sigue leyendo “Viajeros y Turistas. Dos Futuros Distintos”